logo png

Historia

Fue fundado el día 9 de diciembre de 1921 y su actividad principal fue el ciclismo, varios años después incorporó el básquet siendo la pionera en la provincia en desarrollar esta actividad, inclusive a nivel profesional.
La primera comisión directiva estaba formada por los señores Arturo Paris (Presidente); Pascual Pugliese (Vicepresidente); Rómulo Castro (Secretario); Juan Della Schiava (Tesorero); Indalecio Álvarez, Juan Berraondo, C.Argibay, Ángel Ortiz (Vocales).


HISTORIA DEPORTIVA

En busca de un Sueño. Nuestra provincia siempre se caracterizó por una fuerte tradición basquetbolística y por eso en el suelo de Santiago se cosecharon grandes jugadores. Pero la ciudad de La Banda cobijó a mediados de la década del ochenta una porción importante de la rica historia del básquet Argentino. El protagonista excluyente fue el club Ciclista Olímpico.

En el año 1984 cuando se puso en marcha el anhelado sueño de León Najnudel, de difundir por todo el país, la Liga Nacional de Básquetbol. Se realizó una liga de transición, con diez equipos que participaron en el argentino de clubes y ya tenían garantizada su plaza para la Liga Nacional que comenzaría al año siguiente.
Olímpico estuvo en el grupo de los que buscaban las restantes seis plazas, siendo el único representante santiagueño a lo que llegó por mérito propio. En esa primera experiencia se clasificó para jugar al año siguiente en la Liga B, pensando en conseguir el ascenso.

Se armó un muy buen plantel para lograr el ascenso, bajo la conducción técnica de Oscar Marín. Estaban los inolvidables Philip Lockett y Walter Stone, los hermanos Eduardo y Roberto Bratasczcuk, “Hormiga” Makarckuk, Daniel Proserpio y Gustavo Gómez. Entre los juveniles asomaban el gladiador Rubén Pikaluk y Omar Montes.

Se esperaba acceder al hexagonal final y se logró, pero se falló en la última puntada. De seis equipos ascendían tres y el Negro se quedó al borde de conseguirlo ya que en la última jornada perdió en Bahía Blanca ante Villa Mitre, el 20 de diciembre, por 121 a 94 y los bahienses, donde jugaba Hernán Montenegro, consiguieron el objetivo junto a Firmat FC y Caja Popular de Tucumán. Esa época quedó marcada por los calientes duelos con Caja, del extravagante Joel Daniel Thompson, y la pasión de la gente que colmaba el estadio en cada presentación.

El primer ascenso.


La dirigencia de Olímpico, comandada por don “Vicente Rosales”, se quedó con la espina clavada y en 1986 apostaron al ascenso. Seguían Lockett, Makarckuk, Proserpio, Gómez y Pikaluk. Llegaron Terry Lewis, Gerardo Secrestat y José Fabián Small, por entonces juvenil. El entrenador era el recordado José María Cavallero. El “Yoyo” había estado en los últimos partidos del hexagonal del año anterior.

Se clasificó primero en su grupo y pasó a la B1, donde cayó en el primer juego ante San Martín de Marcos Juárez (Cba.) y después hilvanó 9 triunfos consecutivos para asegurarse un lugar en los playoffs. Ganó los cuatro juegos de esa instancia dejando en el camino a Atenas y Andes Talleres, ambos de Mendoza, para meterse otra vez en el hexagonal final.
La expectativa era enorme, el público reventaba la cancha, hacía colas desde la mañana para conseguir sus entradas. Las líneas de colectivo reforzaban sus servicios para los que venían desde Santiago, también llegaba mucha gente del interior.
Olímpico logró lo que tanto buscó el 19 de diciembre de 1986, ganándole a San Salvador de Entre ríos como local por 120 a 91, aunque prácticamente se lo había asegurado 15 días antes al vencer, en suplementario, a Estudiantes de Concordia por 92 a 90, con un doble sobre el final de Secrestat que los árbitros confirmaron en la secretaría del club. Paradójicamente, quien quizás más luchó por ver a Olímpico en la A, no pudo estar en la fiesta. Don “Vicente Rosales” falleció el 9 de diciembre. Pero seguramente lo grito en el cielo

Liga Nacional A.


La primera experiencia de Olímpico la Liga Nacional tuvo dos etapas bien marcadas.
El Negro debutó en la máxima divisional el 29 de marzo de 1987 en caballito, ante el poderosos Ferro de Miguel Cortijo. Fue derrota por 101 a 75. El equipo bandeño era dirigido por Juan Carlos Alonso, arrancó con Thompson y Suttle como extranjeros, después volvió Lockett y se fue Thompson (por problemas de conducta) y entre los nacionales estaba Berrondo, Small, Pikaluk, Gómez, Ricardo Rattone y Martín Ipucha.

El 3 de marzo debutó como local en la A ante Atenas, cayendo por 99 a 98, ese día se inauguró el parqué. El primer triunfo lo consiguió el 12 de abril, por la tercera fecha, ante Firmat por 102 a 96 de visitante y como local ganó en la cuarta, el 15 de ese mes ante San Andrés 111-94.
Precisamente en la revancha ante los capitalinos, perdió por un simple por un foul inexistente sobre Aréjula, que lanzó desde mitad de cancha con el tiempo extinguiéndose, y los árbitros le dieron tres libres que aprovechó para que su equipo gane 97 a 96. De haber ganado ese juego, Olímpico hubiese estado en la A1 lo que le habría permitido mantener la categoría.

En la A2 comenzó ganado los primeros cinco partidos, pero con la ida de Lockett, ya no había recambio, y las lesiones de Suttle y Berrondo todo se complicó. Así se llegó a jugar la permanencia, donde perdió la serie ante Unión de Santa Fe por 3 a 1. El descenso se consumó el 9 de noviembre en Rafaela, al caer 91 a 83.

Dulce revancha.


En el 88 se conformó un equipo con mayoría de jugadores de nuestro suelo. Estaban José y Carlos Small, Gustavo Gómez, Hugo Suárez, Javier Lepri, Montes y Pikaluk (santiagueño por adopción). Los únicos de afuera eran el tucumano Lauro Mercado y Rick Suttle. El técnico era Cacho Banegas, pero fue reemplazado por Alonso a pesar de haber ganado 15 cotejos y perdido solamente 3. “Juanqui” completó la faena en el hexagonal final y con la revancha que se consumó en Santa Fe, el 10 de diciembre, al ganarle 75 a 70 a Unión, justo el que lo había mandado a la B.

En 1989 llegó la mejor campaña histórica de Olímpico en la Liga Nacional, dirigido por Fernando Moyano, donde se ubicó en la sexta posición. Ese equipo llegó a disputar los cuartos de final ante Atenas, que después perdió la final con Ferro, donde cayó en dos juegos. El 22 de septiembre perdió en el Vicente Rosales por 73 a 64 y siete días después quedó eliminado en Córdoba al caer 98 a 81.

Fue una magnífica campaña, inolvidable para todos los que la vivieron, llenando la cancha a más no poder y produciendo el récord de recaudación en ese primer juego ante Atenas, con 3.650.000 australes. Un equipo disciplinado, moldeado por Moyano, que encontró a sus mejores intérpretes en Rubén “Puni” Fernández, el “Mocho” Small, Miguel Zandomeni, Eduardo Brataszczuk, Pikaluk, Mercado, Gómez y Suttle.

Al año siguiente el equipo se desarmó por completo, por los problemas económicos que venía aquejando al club y todo se desvaneció, como en un cuento de hadas. El último partido del Negro en Liga Nacional A fue el 27 de abril de 1990, cuando cayó por la permanencia ante Ferro por 83 a 81 en La Banda, y fue barrido 3-0 en la serie.
Hubo algunos intentos por recuperar la plaza, la más recordada y la última fue en el TNA 92/93, con el proyecto “Alfa Omega” encabezada por los ingenieros Medina y Del Pino. Pero se gastaron fortunas para contratar a jugadores como Aréjula, Camisassa y Cortijo, pero el equipo no rindió y cayó 3-1 en cuartos contra River.
Así se fue una era, la más rica hasta aquí del básquet santiagueño, que quedará grabada por siempre como la primera a nivel clubes en Santiago.

Empezar de cero.


El club comenzó un proyecto con aspiraciones, ganando la liga C, sin despeinarse, conformando un gran plantel con la mayoría de jugadores de la provincia.
El equipo comandado por Carlos ¨Cacho¨ Banegas DT, Jorge Uliana PF y el plantel: Sebastián Maccio, Rubén ¨Puni¨ Fernández, Ricardo Miranda, Marcelo Rodríguez, Darío Bomone, Diego Pereyra, Daniel Gallardo, Jorge Silva, Gustavo Suárez, mas juveniles del club. Luego de ganar la final el festejo tuvo un gusto amargo producto de un trágico accidente en la madrugada siguiente, en donde perdieron la vida el jugador Daniel Gallardo y el PF Jorge Uliana. El básquet de Santiago estaba de luto.

Participación en liga B.


Ganada la liga C, Olímpico emprendió su paso por la liga B con un plantel competitivo, con jugadores de jerarquía para este torneo. A cargo de ese plantel estaba Ariel Amarillo DT y Carlos Pereyra DT, su escuadra: José Small, Miguel Canteros, Juan Manuel Ruiz, Darío Bomone, Sergio Ale, Marcelo Rodríguez, Fabián Moreno, Gustavo Moukarzel, Joaquín Olmedo, Jorge Silva, y juveniles del club que alternaban en el banco.

Olímpico realizo una gran campaña llegando a las finales por el acenso. En donde perdió con asociación española de Charata-Chaco en el quinto y último juego. Finalizada la campaña y con el apoyo de la gente, los dirigentes sintieron que Olímpico estaba destinado a dar un salto

La segunda categoría.


Tras el frustrado acenso. Olímpico persiguió con esfuerzo ese preciado objetivo, tuvo la oportunidad de comprar la plaza que dejaba ferro en el TNA (Torneo Nacional de Ascenso).

La dirigencia, entonces comanda por Luís Moukarzel (presidente), Oscar Ledesma (Vicepresidente), Coco Gangetano y Oscar Olmos (dirigentes), más la ayuda del gobierno de la provincia, puso todo su esfuerzo para comprar la plaza.
Se conformó un plantel con el objetivo de conseguir la permanencia en el torneo. Ya que la plaza se la obtuvo tarde, escaseando jugadores de gran nivel para la categoría. Los jugadores que llegaron fueron Fabricio Gauna, Francisco Rasio, Facundo Brizuela, Fernando Rivera, Diego Else, Andres Horst, "Cacho" Arce, quien luego fue remplazado por Juan Cancina, el norteamericano Jerome Gumbs, Sergio Ale y el juvenil Moukarzel únicos dos sobrevivientes del plantel anterior.

Olímpico realizo una campaña regular, en las primeras instancias del torneo mantuvieron un flojo rendimiento, con la consecuencia de seguidos cambios de técnico. Pasaron Adrián Gómez, Diego Riboldi y finalizo con Daniel Jaule, que con la llegada de este, el equipo encontró su puesta a punto clasificando a play-off, luego de escapar del descenso en la última fecha.

Volver a soñar.


En la temporada 2007/08 la dirigencia conformo un exquisito plantel con grandes pretensiones sumándose el regreso de Ariel Amarillo (DT), Marcelo Macías y Guillermo Aliende (AT), más el triatleta Mario Díaz como PF.

Olímpico se reforzó con Martín Trovellesi, Federico Sureda, Germán Boero, Mario Sepúlveda, Juan Ángel López, Fernando Gutman, Federico Arce, el norteamericano Anthony Glover, Bruno Martire e Ignacio Luna (juveniles). El plantel demostró ser un equipo fuerte con serias aspiraciones, jugando una gran Copa Argentina (eliminado en la primera ronda) con el segundo puesto por encima de Atenas, tras haberle ganado a estos, y robado un interminable partido a Quimsa siendo el favorito por la prensa.

Merced a un gran trabajo de recuperación institucional encarnado por una renovada dirigencia Olímpico se llegó al ansiado ascenso a la Liga A en la temporada 2007-08. Algunos responsables de aquel logro fueron Juan López, Anthony Glover, Mario Sepúlveda, Martín Trovellesi y Federico Arce entre otros nombre no menos importantes que entendieron al pie de la letra las pretensiones de entrenador Gonzalo García.

Un año después Olímpico se metió entre los mejores 6 equipos de la liga gracias a la continuidad que la dirigencia le brindó al proyecto de García.

En la actualidad


Hace cinco temporadas que el Negro se mantiene en la Liga A alternando buenas con otras no tantas, pero siempre haciendo el máximo esfuerzo para consolidarse.

La temporada pasada bajo la conducción de Fernando Duró fue excelente por el gran desempeño deportivo en la Liga Nacional y por el crecimiento que se está produciendo en materia social y de infraestructura.